Pequeña reflexión sobre hombres y máquinas

| 4 noviembre, 2016 | Reply

En este trabajo, planteo una serie de dudas que me han ido surgiendo en los últimos tiempos en relación a cómo afectará al trabajo y a la sociedad la aparición de máquinas inteligentes:

The Fourth Industrial Revolution.El hombre lleva utilizando herramientas desde el principio de los tiempos. No somos la única especie que las emplea pero sí que somos con diferencia la especie que emplea herramientas más sofisticadas y en mayor número.

Su uso permitió que las poblaciones aumentasen y al mismo tiempo se jerarquizasen apareciendo las profesiones. Los individuos se especializaron en el uso de herramientas concretas para desempeñar sus tareas de forma más cómoda y eficiente.

A medida que se sofisticaban permitieron un mayor control sobre nuestro entorno, dominarlo. Su evolución sufrió un desarrollo exponencial a partir de la revolución industrial (segunda mitad del XVIII). En aquel momento se pensó que las máquinas nos dejarían sin trabajo. Sin embargo no fue así y aparecieron nuevas ocupaciones.

Ahora nos encontramos en un momento parecido, ha llegado el tiempo de los robots y las inteligencias artificiales. Toda aquella actividad que pueda ser desarrollada de forma más eficiente y rentable por una máquina, será desarrollada por esta. Por mucho que nos pese o nos resistamos.

Es humano que ante el cambio nos planteemos dos posturas, unos se resistirán y sucumbirán, otros se adaptarán y sobrevivirán. El cambio es inevitable. La pregunta ahora es: ¿cómo nos podemos preparar para el cambio que viene?

También me surge otra duda, ¿realmente nos interesa producir mayor cantidad, más rápido y sin errores, y de paso someter a una mayor presión a nuestro exhausto planeta, un planeta con recursos limitados que ya muestra síntomas de agotamiento?

Tal vez, filosofando un poco, y si el segundo principio de la termodinámica no se equivoca, para generar orden dentro (civilización), necesitamos generar desorden fuera, por lo que estamos abocados a expandirnos fuera de la Tierra para sobrevivir, pero eso ya es otra historia…

También tengo dudas de si realmente es “rentable” la sustitución de hombres por máquinas. Lo que conllevaría que la mayoría de la población quedase condenada a trabajos precarios y/o a vivir de subsidios. Y entonces ¿quién compraría esos productos y servicios tan maravillosos? Pues probablemente  seguiremos consumiendo porque existirán productos para masas, buenos, bonitos y baratos; aunque sigamos soñando con los de lujo.

Ya no es patrimonio de la ciencia-ficción, en múltiples foros “serios” se está planteando nuestro futuro. En enero de 2016 el Foro Económico Mundial publicó un informe titulado: “El Futuro del Trabajo” y habla de la “Cuarta Revolución Industrial”.

Dentro de poco, las trabas para conducir tu propio coche serán tan grandes que sólo unos pocos tendrán permiso para hacerlo. Y es que un conductor humano amplía considerablemente la incertidumbre en la conducción. Si todos los vehículos fueran conducidos por IA, los accidentes podrían reducirse a algo testimonial.

Una buena parte, sino es la mayoría, de las operaciones en los mercados, hoy en día están automatizadas y son máquinas las que toman la decisión de comprar y vender sin intervención humana.

El avance es tan rápido que ya se habla abiertamente de la desaparición de la mayoría de las profesiones actuales en los próximos años, se estima que el 47% de los trabajos van a desaparecer. Lo peor de todo es que no se está seguro de que vayan a aparecer otras nuevas, tan sólo se tiene fe en que nos pase lo mismo que en otras ocasiones.

tiempos modernos chaplinY no solo se va a tratar de profesiones que requieran trabajadores poco cualificados, también un buen número de las que hoy en día desarrollan profesionales cualificados e incluso altamente cualificados van a ser desempeñadas por máquinas.

Si tuviera que aventurarme diría que los únicos trabajos que no estarán amenazados por las máquinas serán precisamente aquellos que requieran de cualidades exclusivamente humanas. Aquellos trabajos que tengan que ver con la creatividad, el arte, el contacto humano, la improvisación…

Mientras las máquinas sigan siendo máquinas, nosotros las superaremos en ser humanos. Y el día en que ellas sean tan humanas como nosotros se nos planteará otro dilema: ¿serán humanas, cabrá la distinción entre humanos y máquinas, tendrán derechos y deberes, retrocederemos a las sociedades esclavistas?

Si no recuerdo mal… en la antigua Roma, la llegada masiva de esclavos provocó la ruina de los pequeños propietarios y de la población en general, obligando a los gobernantes a aplicar aquello de “Pan y Circo”.

Para algunos es un planteamiento ridículo. Nosotros somos conscientes y ellas no. Pero ¿cómo sabemos que realmente somos conscientes y que no simulamos que pensamos?

En 1997, Deep Blue, desarrollado por IBM ganó a Gary Kasparov, todo un campeón del mundo en el juego del ajedrez, dejándonos a muchos amantes de este deporte asombrados.

En el 2010, Watson, una inteligencia artificial desarrollada por IBM ganaba a los campeones del Jeopardy, un concurso de televisión muy famoso en USA, para lo cual necesitaba comunicarse en lenguaje natural, inglés de la calle.

Y hace muy poco, en 2016, Google desarrolló AlphaGo que derrotó a Lee Sedol, uno de los mejores jugadores del mundo en el juego del Go. Se trata de un juego de origen oriental que se considera tan complicado que no basta la simple capacidad de cómputo, hacen falta habilidades “humanas” como la intuición.

En 1950 Alan Turing, malogrado héroe de la 2ª guerra mundial y uno de los padres de la computación, formuló un test, el test de Turing, para saber cuándo una máquina es “inteligente”…

Hoy ya existen programas, “chatbots” los llaman, que son capaces de mentir y engañar a muchos humanos en una conversación, haciéndoles creer que son humanos.

Detrás de todo esto hay tecnologías hardware como “miniaturización”, “neuronas artificiales” o “procesadores cuánticos” y software como “machine learning”, “Deep learning”, “algoritmos genéticos”, “redes neuronales”…

Eso y todas las herramientas que están apareciendo para manipular enormes cantidades de datos procedentes de la red y extraer información útil, de alto valor añadido, la información es poder gracias al “Big Data” y la “Minería de Datos”.

Pero de momento queda mucho para desarrollar una máquina “inteligente” por la sencilla razón de que ni siquiera podemos definir en que consiste la inteligencia humana, parece ser que hay muchas y más bien habría que hablar de una inteligencia holística.

Por ahora lo que hay son programas que simulan determinadas habilidades humanas, y lo hacen tan bien que son mucho mejores que nosotros. Pero carecen de nuestra versatilidad.

Chomsky

Noam Chomsky

stephen-hawking

Stephen Hawking

elon musk

Elon Musk

 

Personalmente creo que la versatilidad tiene un precio, y es la eficiencia. A medida que creemos máquinas más versátiles irán siendo menos eficaces y a la vez más humanas. La versatilidad implica complejidad y puede que de esta emerja la conciencia. Según los estudiosos de los sistemas físicos complejos, la conciencia sería una propiedad emergente de estos.

Algunos como Stephen Hawkins, Elon Musk, Noam Chomsky y otros muchos, ven en la “Inteligencia Artificial” una amenaza y creen que por el camino que vamos acabaremos destruidos por nuestra propia creación, como en el mito de Frankenstein.

Otros en cambio creen que nos acabaremos fusionando con ellas alcanzando la anhelada inmortalidad; transhumanismo lo llaman.

Me hizo gracia el otro día, será cosas de musas, genios, eones y arcontes, que en una charla aparecieran estos temas justo cuando llevaba yo dándoles vueltas desde hacía días. Resulta que se habla de “Derechos Humanos” de 5ª y 6ª generación para estos temas.

En definitiva, creo que la única respuesta que podemos dar a este reto está en la educación de las nuevas generaciones. Pero me temo que el sistema imperante que tiene su origen en Prusia durante el despotismo ilustrado y que tiene por objetivo producir súbditos que encajen en el sistema productivo, producir profesionales… no es la solución. El esfuerzo, el enfoque debería ser el de producir ciudadanos libres, creativos, artísticos. Fomentando el individualismo, el materialismo y la competitividad sólo se nos pretende convertir en robots y éstos siempre nos van a ganar en su campo

 

Nota: este trabajo ha sido presentado en el desarrollo de nuestras tenidas (reuniones masónicas) para el debate interno, lo publicamos sin que represente la postura de nuestra logia, para mayor conocimiento de nuestros intereses.

Category: Ciencia, Progreso

About the Author ()

Leave a Reply

UA-123316900-1