Los demócratas han sido barridos en EEUU, ¿y en Europa?

| 9 noviembre, 2016 | Reply

Las elecciones en EEUU nos pueden dar muchas claves de lo que está pasando en occidente, si no para ofrecer respuestas, sí para hacernos muchas preguntas.

Ha ganado el candidato que más sucio ha jugado, no solo por intentar expulsar a su oponente queriendo usar al FBI y tretas similares, sino porque no ha dudado en expresar su odio a diestro y siniestro. Ha apelado a lo más bajo para atraerse a la gente: misoginia, discriminación racial, ánimo de venganza, nacionalismo exacerbado. Ha puesto en vilo a sus vecinos, especialmente a los del sur, y a sus aliados, en la OTAN y en Europa. Y ahora, sobre el mundo se ciernen más sombras que luces.

¿Qué clase de razonamientos o pulsiones tiene la gente, que decide apoyarse en una figura así? Desde luego, suena a miedo, a rechazo de lo establecido. A protesta. El mundo interconectado, que sufre las consecuencias de una globalización económica, no social, mucho menos de progresos, se encuentra que la primera potencia mundial decide mirarse el ombligo. Se ha votado al más rompedor, no al constructor. Al que ha decidido destruir puentes y protegerse intramuros, es decir, enrocarse.

Los republicanos se han aferrado a un movimiento que parece empeñarse en dar un vuelco a la historia de su país, y realizar política ficción escenificando lo que podría haber pasado en su guerra civil si hubieran ganado los confederados. Desgraciadamente, en Europa hemos vivido en nuestro territorio las peores consecuencias de lo que puede suponer un líder así. Esperemos que no se repita.

images-2Sin embargo, estemos atentos. No es baladí que los primeros en felicitar, y los más ufanos por el resultado electoral hayan sido los representantes de la extrema derecha europea. Europa no puede olvidar, no puede ceder espacios al crecimiento de las posiciones ultras, a los que enarbolan las banderas del odio, sea cual sea su forma.

Hace falta que los políticos trabajen con rigor y respeto a las instituciones democráticas que han prometido dirigir y defender. Hace falta dar ejemplo de limpieza y honestidad. ¿Suena cursi o ingenuo? Imaginen cómo suenan los quejidos por abusos de poder, por marginalidad, por la falta de libertad.

El mayor enemigo de la democracia no es la dictadura, ésta es solo el máximo exponente de su fracaso. Los enemigos de la democracia son la indolencia del pueblo, la falta de cultura política, la ausencia de memoria histórica, y sobre todo, la ignorancia, el fanatismo y la hipocresía. Pongamos las barbas a remojar en Europa, quizá no sea demasiado tarde.

Category: democracia, Derechos civiles, Progreso

About the Author ()

Leave a Reply